UNA CLARA FOTOGRAFÍA DE LAS 4 PIERNAS DE LA VERDADERA RELIGIÓN parte 2

Detrás de la creencia de tener en cuenta el acaparamiento como pecado y la caridad como una acción meritoria, está la filosofía de abstenerse de utilizar materiales cuando no se necesita que lo hagan y de evadir que los materiales se amontonen en un solo sitio. La acumulación de materiales a lo largo de un largo tiempo induce su putrefacción. Si insistimos en amontonar cosas, varios pésimos hábitos y distorsiones se engendran en nuestras mentes. Las llamas de la envidia se avivan y de esta forma proliferan los crímenes en la sociedad. El socialismo moderno y los principios comunistas encajan con esta observación. Se puede decir que esto obstruye el de la riqueza y, en su lugar, la usa de forma correcta y impecable. Actualmente los dirigentes de todo el mundo corporativo piensan que se fabrican más productos distintos (televisión, smartphones, ordenadores, etc.) y se van a tener más provecho. Entonces, cuando generan más bienes, gustan a la multitud a comprarlos, inclusive cuando el cliente no los requiere o en el momento que está muy por arriba de sus opciones. Por otro lado, según con la filosofía corporativa, uno se va a hacer rico y más comodidades tienen la posibilidad de ser añadidas al kitty. USA y otras naciones desarrolladas votan en pos de esta filosofía. No descubren de que los elementos naturales de nuestro mundo se agotarán peligrosamente y que la contaminación industrial alcanzará escenarios alarmantes. (Todo el planeta está preocupado por el calentamiento global). Los mecánicos que trabajan con máquinas por varias horas plus tienden a confrontar a graves inconvenientes de salud. El exceso de trabajo inducirá el abuso de drogas y el consumo elevado de alcohol. Entonces, lo que intentamos decir es que todo lo mencionado equivale a un de los materiales. El sendero intermedio radica en usar una tecnología que no contamine nuestro mundo y que los objetivos de producción sean tan necesarios para la sociedad. Así, frente a las industrias enormes, la multitud conseguirá más empleos. Vivir sencillamente y no desperdiciar materiales obstruirá su . Los materiales que están en exceso tienen que ser organizados entre las clases atrasadas de la sociedad, fundamentalmente las que viven abajo del umbral de pobreza. La vida simple siempre debe estar unida al pensamiento alto. La simplicidad no sólo engendra un óptimo carácter, sino que gracias a ello, cuando nuestro tiempo, esfuerzos, aptitud intelectual y riqueza se ahorra, lo mismo puede ser usado para las ocupaciones de confort de todo el mundo. Dondequiera que el ideal del uso sano de los materiales prolifera ahí el acaparamiento de la riqueza además va a ser abstenido. En su lugar, este exceso de riqueza se va a usar para ocupaciones que tengan como propósito el confort de la sociedad. Este pensamiento hipermétrope se puede llamar realmente la utilización correcto de la riqueza material. Además se puede decir que es un gesto de buena intención hacia la Madre Naturaleza por parte del hombre. Tales ocupaciones sagradas tienen que ser difundidas y propagadas por todo el planeta. Éstas son las 4 patas mismas de los deberes religiosos que asisten tanto a los individuos como a la sociedad mundial a lograr la alegría material y espiritual. Imbibar la verídica religión connota absorber esos principios que son universalmente admisibles en todo instante por la raza humana mundial. El espacio, el tiempo y las sectas religiosas no tienen la posibilidad de influir en ellos. Salvo estas extrañas excepciones, todas las religiones de todo el mundo inspiran directa o de forma indirecta a sus fieles, para impregnar estos principios y colocarlos en costumbre en su historia diaria. Si sólo todos los dirigentes religiosos de todo el mundo continuaran pidiendo a sus fieles a llevar a cabo esto, sepan con seguridad que la gloria humana ascenderá enormes cumbres. Así, la gobernabilidad popular correcta es dependiente completamente de este eje. Ya hemos dicho que estos 4 preceptos delimitan las distintas corrientes de la vida popular. Para que el seglar las impregne y las ponga en costumbre, se le debe ofrecer conocimiento de las diferentes clasificaciones de cada precepto. Sin lugar a dudas, si profundizamos intensamente, el número de estas clasificaciones va a ser tan prominente que la cabeza de un lego va a ser incapaz de recordarlas. Entonces, sabiendo nuestras situaciones y requisitos recientes, se han clasificado en 14 preceptos basados en sus apps sociales. Este número no es precisamente menos que complicado de integrar todas las corrientes de vida dentro de su reino y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *