Símbolos De La Unidad De Somatón Cuando Con Dios

Cada cuerpo de todos los sellados es el somatón sacrificado por el mensaje. Cuando sufrimos persecución en nuestros cuerpos, nos unimos para transformarnos en un solo Cuerpo y Pan. Jesús es bien popular por comunicar su más reciente cena con sus discípulos. Formamos parte en esta comida hasta este preciso día, recordándolo a Él. Pero la comida significa más para los que nos encontramos sellados. Cuando estaban comiendo la Última Cena Jesús tomó el Pan, bendijo y dio gracias, y partió el Pan. Él se lo dio a sus discípulos. “¡Toma! Come!” Jesús dijo:”Este es mi Cuerpo”. El simbolismo de la Última Cena es muchísimo más importante para esos de nosotros que nos encontramos sellados que para otros. El Pan se hacía moliendo granos de trigo en harina, realizando masa y horneándolos. La molienda de los granos de trigo sucede cuando el mensaje del Sello es contrario. En ocasiones sufrimos persecución puesto que nuestro mensaje es de Dios mismo. Lo que sea de Dios y de Dios, siempre va a ser contrario por algunos. Primero, los granos de trigo son el mensaje del Sello, que es arrollado por la oposición. Entonces nosotros somos perseguidos y nos convertimos en esos granos de trigo molidos. Tanto nosotros como el mensaje nos convertimos en la flor y nata del Pan nutritivo en memoria de Jesús. De esta manera es como nos convertimos en parte del Cuerpo de Jesús. Estamos honrados de padecer persecución y de esta forma transformarnos en Su Cuerpo. Y cuando Jesús tomó la copa, dio gracias y se la dio a sus discípulos diciendo:”¡Todos nosotros bebed de esto! Porque ésta es mi sangre, la sangre del nuevo pacto, la sangre de varios, derramada para el perdón de los errores”. Jesús es la verídica vid y nosotros somos las ramas. Él derramó Su Sangre en la Cruz para que nuestros errores fueran perdonados. Cuando derramamos nuestra sangre como sellados, además nos convertimos en ramas de la Viña. Cuando somos sellados, Jesús nos pone bajo Sus pies. Antes éramos contrincantes de Dios, pero en este momento Él nos ha sometido. Cuando se nos pone bajo Sus pies nos convertimos en una uva bajo los pies del Viticultor. Nos encontramos aplastados bajo los pies de Jesús para resultar como él. Nos convertimos en ramas de la Viña y nos sellamos. Él no nos ha perseguido; Su amor nos llevó a la sujeción. Y cuando derramamos nuestra sangre bajo los pies de Jesús, además poseemos el poder de perdonar errores. Cuando perdonamos a otros, Dios además los perdonará. Otros hombres comunmente no perdonan porque no nos conocen y desconocen a Dios. Nos fermentamos en el Vino de la Última Cena. El desarrollo de fermentación está muriendo todos los días con Él viviendo en nosotros. Primero nos ponen bajo los pies de Jesús. Ponemos nuestras vidas en esta ocasión. Entonces nuestra muerte día tras día que nos sigue es la desaparición interior de nuestros viejos corazones. Todos nuestros cuerpos es el somatón que sacrificamos por creer en el mensaje del Sello. Vamos a ser perseguidos por creer. Primero el mensaje es contrario y después somos perseguidos.comenzamos como el somatón individual y cuando nos encontramos molidos en polvo nos combinamos juntos hasta que nos unimos como uno en el Pan – en un solo Cuerpo. Antes estábamos separados, pero en este momento nos encontramos sellados y poseemos compañerismo. Biografía del autor: Y en este momento Jason quisiera invitarte a recibir tu reporte GRATUITO ¿Estás cometiendo estos fallos como católico? en www.sealsecrets.com y “Get God’ s’ Seal of Approval’ and Get the Victory Over Evil” en www.sealofthesoul.com Jason Witt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *