Seis razones para la inminente destrucción de Jerusalén en la Pascua

Resumen: Los profetas hebreos pronostican una devastación de Jerusalén en el tiempo-del-fin. Cinco signos de “cuando entonces” señalan a 2016 para eventos apocalípticos. La historia apoya la Pascua como un tiempo de inminente juicio. Los creyentes de la Biblia tienen que tener en cuenta vender las caracteristicas de Jerusalén y sostener la Pascua en otro lugar. 1. Cinco signos bíblicos de “cuando entonces” marcaron el 2015. El primero fue el eclipse del sol en el equinoccio y la luna de sangre en la Pascua que los últimos versículos del segundo capítulo de Joel detallan es antes (panimio significa enfrentarse) al “día del Señor” En ese contexto, el capítulo 14 de Zacarías dice que Dios “juntará a todas las naciones contra Jerusalén para la batalla; y la localidad va a ser tomada, y las viviendas van a ser saqueadas, y las mujeres van a ser raptadas; y media localidad va a ser arrasada. 2. En los últimos versículos del primer capítulo de Zacarías, 4 cuernos dispersan a Israel, Judá y Jerusalén. Estos 4 cuernos se ven en el capítulo octavo de Daniel que Gabriel dice que está “en el tiempo del fin”, en el verso 17. Daniel fue sellado hasta el tiempo del fin (capítulo 12). Esto quiere decir que la victoria de Alexander sobre los Medos y los persas era un pronóstico para una guerra de fin de tiempo contra esas mismas áreas-Iraq e Irán. Esta profecía está medio cumplida y no es complicado ver una guerra contra Irán luego de que hagan algo estúpido en Jerusalén por lo cual esperan que sea su califato. 3. El noveno capítulo de Daniel dice que “el pueblo del príncipe que va a venir destruirá la localidad” Esto ocurrió en el año 70 d. C., pero ya que Daniel tiene una doble aplicación (arriba), además es inminente. Fue Roma la que destruyó la localidad y los musulmanes son “el pueblo del príncipe que va a venir” porque el Vaticano tuvo un papel clave en la construcción del Islam a través de la tutoría de Mohamed por su mujer católica, Khadijah. Esto enseña la consideración de Fátima y María para las dos religiones. Se suponía que los musulmanes iban a sacar Jerusalén de los judíos y cristianos y entregarla a Roma. Renegaron y por eso hubo las Cruzadas que Roma llamó las “Guerras Sagradas”, inclusive mandando jovenes en una cruzada porque Dios bendeciría a los jovenes inocentes. El desastre de Utter y el ISIS aniquila a jovenes (200 en Siria, Google) 4. Cuando Yeshúa mencionó que ninguna piedra podría estar sobre otra en el capítulo 24 de San Mateo, sus discípulos pidieron la señal de ella y el objetivo de todo el mundo. En respuesta, Cristo mezcló las advertencias de la devastación de Jerusalén con los tiempos finales, de forma que el año 70 d. C. es un pronóstico de lo que está por venir. Esto no es porque odiara a su gente. Lloró por ellos cuando entró en Jerusalén al inicio de la semana anterior, cuando luego dijeron:”Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos,” una terrible afirmación más allá de su muerte para toda la raza humana, como se mostró en el capítulo 53 de Isaías. 5. El rabino Saúl, integrante del sanedrín, tuvo una epifanía y se transformó al cristianismo. En su 5º capítulo a los Tesalonicenses, mencionó que “el día del Señor” vendría de repente “cuando ellos dirán’ paz y seguridad’. Esta es una señal para un apocalipsis inminente, bit.ly/1n0n01M y nos recuerda el Tratado nuclear iraní que ya han roto.como odian a Israel y apoyan a los grupos terroristas, no es complicado predecir inconvenientes. 6. Yeshúa mencionó que se encontraba intentando encontrar las ovejas perdidas de la vivienda de Israel.comprendió el capítulo 37 de Ezequiel donde un palo para Israel y otro para Judá fueron puestos juntos para transformarse en un palo y un reino. Puesto que esto es para los tiempos finales, recomienda que los cristianos que admiten la ley de Moisés (torá) y los judíos que admiten al Mesías, van a ser compatibles y van a ser protegidos por Dios cuando hagan un pacto como Israel, para ser Su pueblo. Este es el concepto detrás de las parábolas de la boda de Cristo. Los Cristianos malinterpretan esas parábolas como un rapto, pero cuando Israel pactó, Dios ha dicho más tarde:”Yo estoy casado contigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *