Oración de la liberación desde la concepción

En diversas oportunidades me han pedido que haga una oración de liberación; nunca puedo dar respuesta, pues el que libera y sana es el Señor. Me dicen: «pero usted es un instrumento», a lo cual respondo: «instrumento significa ver con mis propios ojos lo que Él hace. No lo que hago yo».
Hasta que un día en oración, el Señor me inspiró esta oración, cuyos frutos fueron tan abundantes que se la transmito. No se trata de confiar en una «oración mágica» sino en Dios, que me amó y sufrió por mí. Siguiendo a San Pablo.
La oración es la siguiente:
LA SANGRE DE JESÚS TIENE PODER.
La Sangre de Jesús nos redimió en la cruz, nos salvó.
Es un río arrasador que me limpia,
es un río de agua viva que me libera y que me sana.
LA SANGRE DE JESÚS TIENE PODER.
Invoco el poder de la Preciosa Sangre de Jesús para que me sane interiormente y me libere de toda influencia satánica ocurrida a lo largo de mi vida.
Invoco la PODEROSÍSIMA SANGRE DE JESUS, la OMNIPOTENTE SANGRE DE JESUS para que me libere: de toda maldición, ofrecimiento a Satanás, brujerías, magias negra y blanca, misas negras, macumba, vudú, trabajos con tierra de cementerio, umbanda, trabajos con pirámides y con imanes, trabajos de pareja «llamados de amor y de sexo» para destruir matrimonios, espiritismo, yoga, esoterismo, ocultismo, trabajos a nivel psíquico: control mental; parapsicología , rciki, masonería, osteología, envidias, faltas de perdón, metafísica, consultas a chamanes y curanderos, hipnosis, y toda aquella práctica que saque a Jesucristo del centro de mi vida, toda práctica que llegó a mí a través de mis mayores, mientras yo estaba en el útero de mi madre, desde el momento de mi concepción, en el primer mes de mi propio embarazo, en el segundo mes de mi propio embarazo, en el tercer mes de mi propio embarazo, en el cuarto mes de mi propio embarazo, en el quinto mes de mi propio embarazo, en el sexto mes de mi propio embarazo, en el séptimo mes de mi propio embarazo, en el octavo mes de mi propio embarazo, en el noveno mes de mi propio embarazo, y durante mi propio nacimiento.

Se repite toda la oración desde mi concepción y en cada uno de los meses de embarazo y en mi nacimiento. Luego continúa la oración.

INVOCO Y PIDO A LA OMNIPOTENTE SANGRE DE JESÚS,
A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESÚS, que me limpie y sane de toda herida ocurrida desde mi concepción hasta este instante; de toda herida interior que fue puerta de entrada de cualquier abominación.
INVOCO Y PIDO A LA OMNIPOTENTE SANGRE DE JESÚS,
A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESÚS, que me limpie y me sane de todas las influencias citadas que provengan de generaciones de mi papá biológico o adoptivo, y de mi mamá biológica o adoptiva; los perdone a cada uno de ellos por haberme deseado lo peor para mí;
si están en le purgatorio los alivie
y les conceda el Señor la gracia de pasar al cielo.

ADEMÁS, LEPIDOALSEÑORMEDÉAMÍ LA GRACIA DE:
A)    -perdonar a Dios por no haber evitado esas prácticas de mis mayores para conmigo
B)    -de perdonarlos a cada uno de ellos
C)    -de perdonarme a mí misma por haberlos odiado.
PIDO AJESÚS QUE CON SU SANGREPRECIOSÍSIMAY ADORADA,
SELLE MI ALMA PROFUNDA, MI INCONSCIENTE. AMÉN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *