Nueva evidencia de la mortaja de Turín – Un descubrimiento decisivo

La Novedosa Prueba de la Sábana Santa de Turín revela alguna información primordial sobre la tela que sostenía el cuerpo de Jesús luego de que fue bajado de la cruz. A lo largo de varios años, luego de fotografiar la mortaja, los investigadores han trabajado duro para conseguir más información acerca de algunas de las pistas que se dejaron atrás. Este artículo discutirá varios de los hallazgos últimos encontrados en esta tela sagrada. La Sábana Santa de Jesús fué un tema de discusión a lo largo de varios años. Los escépticos y los creyentes por igual estuvieron intentando de comprender mejor este objeto sagrado. Los escépticos están intentando de conseguir más detalles para evaluar que el sudario es falso, en tanto que los creyentes están intentando de conseguir más prueba para evaluar la presencia de Jesús. Para bastantes es complicado creer que Jesús, el supuesto Hijo de Dios, vino y vivió entre nosotros para dar a conocer su mensaje de amor. Los cuentos de su historia están documentados en el Nuevo Testamento y dentro de los distintos Evangelios. La multitud de la etapa, atestiguaba de primera mano la realidad de su vida. Otra prueba a la que tenemos la posibilidad de referirnos es la Sábana Santa de Turín. Cuando se fotografió por primera oportunidad en 1898, una imagen efectiva de un hombre se había exhibido en las impresiones negativas. Hasta ese instante, los investigadores fueron capaces de conocer que este hombre no sólo fue golpeado y torturado, sino que además fue crucificado. Se descubrió bilirrubina en su sangre para corroborar esto. Este pigmento biliar sólo hace aparición en la sangre de un individuo si sufrió una paliza traumática. Además había numerosas marcas en su cuerpo que coincidían con los patrones de un flagrum de roma. A lo largo de ese lapso de tiempo, esta utilidad se utilizó para infligir castigos a alguien. Los investigadores además lograron saber que la tela provenía de Jerusalén. Lograron llevar a cabo esto porque habían analizado la mortaja para descubrir polvo y polen. Lo que hallaron fue que había 56 pólenes diferentes en la tela, 17 de los cuales eran autóctonos de Europa y el resto era de Palestina en el sur de Turquía. Si la tela se forjó, entonces sólo deberían haber encontrado muestras de polen de Francia e Italia, que es donde la familia Saboya había estado. Además se encontraba escrito que San Pedro llevó la Sábana Santa de Turín a Edesa, Turquía. Las pruebas encontradas en la tela afirman esta historia. Se hicieron pruebas para saber la edad precisa realizando C14 Dating Testing. Lo que hallaron, o aseguraron haber encontrado, fue que la tela era del lapso 1260 – 1390 DC. Esto fundamentalmente refutó la teoría de que el sudario era del año 26 d. C., que es el tiempo en que Jesús habría vivido. Hubo inconvenientes que se descubrieron con sus hallazgos. C14 Las citas siempre demostró estar apagado por numerosos una cantidad enorme de años que es una causa viable. Los investigadores lograron demostrarlo probando otras muestras de diferentes periodos de tiempo. Los investigadores y los movimientos religiosos que dirigían la exploración y las pruebas parecían estar predispuestos a no creer que la mortaja fuera verdadera. Se ve que hicieron todo lo viable para sabotear las pruebas. La persona que dirigió la supervisión de las pruebas del sudario, el Dr. Michael Tite, escribió una carta a uno de los laboratorios pidiéndoles que encontraran un paño semejante al sudario de Turín. Negó esta acusación hasta que su carta se realizó pública y después no tuvo otra alternativa que admitir este acto. Los investigadores que han realizado las pruebas además violaron 14 protocolos investigadores diferentes. En un estudio separado, el Dr. Alan Whanger, ha podido ver dos monedas que cubrían cada ojo. En la observación posterior, ha podido ver las marcas de las monedas utilizadas a lo largo de la etapa de Tiberio César, que era el emperador en la etapa de Cristo. Esto revela que la imagen era de hecho de 29 AD porque esas monedas sólo se hallaron a lo largo de ese lapso de tiempo. No sólo eso, prueba que el sudario era de hecho de Israel. Esta era la hora oficial. La Sábana Santa de Turín Novedosa Prueba fue descubierta por la Sra. Isabel Piczek, una Física de Partículas. Ha podido ver desde la imagen que había un raro elemento divisorio. Desde esto desarrolló un elemento tridimensional y halló que el cuerpo no se encontraba presionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *