Las manos y la oración

Las manos

La actitud de las manos es otra de las características clásicas de la oración. Ya hemos
mencionado algunas como complemento del gesto de los brazos o como integrantes de una posición general. Algunas tradiciones prescriben un determinado ademán de las manos durante la oración, y otras contemplan una amplia variedad de gestos, cada uno con significado propio. Repasaremos algunas de las expresiones más comunes:

Palmas unidas: un gesto clásico a lo largo de la historia y en diversas culturas y tradiciones; tanto, que es uno de los primeros que se enseña a los niños. En él confluyen la reverencia, la devoción y la súplica. En la tradición hindú constituye un mudra —o gesto con sentido espiritual— prominente cuando las manos se colocan a la altura del corazón. Implica el reconocimiento amoroso de la divinidad presente en todo y la entrega a ella en la intimidad del corazón. En la tradición occidental se encuentra muy vinculado al ruego apremiante.
Palmas unidas y dedos entrelazados: otro gesto clásico, principalmente en Occidente,
utilizado para las plegarias individuales. Pollo general implica una mayor concentración reflexiva, un dirigir la mirada hacia el interior mientras se busca claridad, sinceridad y humildad en los pensamientos y el diálogo con la divinidad.

Palmas hacia arriba: el gesto clásico de la oración musulmana, sea que el orante esté de pie o de rodillas. El orante muestra sus manos limpias, no esconde nada y realiza un gesto receptivo.

Sosteniendo la frente: un gesto natural que surge cuando el orante está sentado y tiene posibilidad de apoyar los codos. Las manos, con las palmas unidas o los dedos entrelazados, sirven de apoyo a la frente inclinada. Lo mismo cuando se mantiene una rodilla en tierra. Expresa humildad e intención de apartar, aunque sea por unos instantes, los estímulos del mundo exterior. Eavorece la concentración.

Mudras: como ya hemos mencionado, madras son decenas de gestos y posiciones de las
manos propios de la tradición hindú. Se pueden observar tanto en la iconografía sagrada como en las prácticas de yojyis y devotos. Cada mudm posee una historia y significado espiritual muy preciso. No vamos a detallarlos aquí, sólo mencionaremos tres de los más comunes:
• las palmas unidas a la altura del pecho,
• en posición de loto o similar, las manos sobre las rodillas, palmas hacia arriba, los dedos pulgar e índice se unen formando un círculo,
• similar a la anterior, pero la unión es entre los dedos medio e índice. En la escala del crecimiento espiritual, simboliza la unión de la verdad y el corazón; es decir, cuando la verdad deja de pertenecer al terreno de la creencia y se instala en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *