La postura clásica del Zazen

ZAZEN

Postura clásica de la meditación budista. En esencia, es similar a la posición de loto, pero con significativas diferencias.

El practicante se sienta sobre un punto algo más elevado —puede ser un banquillo— de tal modo que entre sus rodillas y el cóccix o punto de apoyo en el suelo se forme un trípode. De esta manera, el peso queda mejor repartido y sostener la posición resulta menos fatigoso para la columna vertebral.

Esta permanece erguida y recta, el mentón ligeramente hundido para facilitar la elevación de la coronilla.

Los ojos se entreabren y quedan fijos en un punto situado entre tres y cinco metros por delante, aunque la mirada no enfoca nada en particular; por el contrario, está volcada hacia dentro.

Las manos quedan apoyadas sobre el regazo, una sobre otra, con las palmas hacia arriba. Por lo general la mano izquierda está arriba de la derecha. La mayoría de las estatuas de Buda lo muestran en esta posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *