¿Está su religión trabajando para usted? ¿De verdad? (Acercamiento fresco)

¿Qué tal un nuevo sentido de la religión? ¿Y si observamos la vida de la misma forma que es? ¿Y si tratáramos de ver la realidad de la vida sin ideas preconcebidas sobre la vida, sin el filtro de nuestro pasado condicionante y creencias arraigadas? ¿Existe un enfoque de la vida que sea claro, lógico y precisamente apela al sentido habitual? Un enfoque filosófico y psicológico con el que la gente tienen la posibilidad de tener relaciones? Si tenga existencia tal enfoque, indudablemente tendría un interesante universal. Ningún dogma que se separe de otras religiones poniendo obstáculos idealistas como:”Mi Salvador/Buenos Libros/creencias son las únicas verdaderas, y entonces tus creencias te van a enviar al infierno”. Nada que controle. El llamamiento universal significa poder adaptar algunos principios lógicos de filosofía, psicología y religión a algún situación. Cuando renunciamos a la lógica, filosofía, psicología y religión universal, acabamos con críticas personales cerradas y estrechas de cabeza fundamentadas por lo general en nada más que comentarios falaces. No obstante, los suponemos porque fuimos influenciados por numerosos procedimientos coercitivos de adoctrinamiento, frecuentemente desde la infancia siendo condicionados a comportarnos en paso estable e inducidos a creer o llevar a cabo algo a través de repetición recurrente y vivencia estrecha, y exposición autoritaria a críticas e ideas endurecidas. Esto es principalmente recurrente en clanes o grupos geográficamente aislados, pero decrece cuando el sujeto está expuesto a un ámbito más cosmopolita y diverso. Un viajero de todo el mundo extraña vez es un seguidor espiritual o racial. Por eso la pregunta es: ¿hay un enfoque a la vida que evite este cierre mental y estrechez de miras? Si lo hay, ¿cómo podría huír a la habitual trampa de la religión, que puede ser estrechez de miras? Si nos observamos a nosotros como pacientes, y observamos nuestro enfoque de la vida como una cura, ¿qué deberíamos tener en cuenta primero? La primera consideración debe ser si nos encontramos enfermos o no. Aunque nos quejamos interminablemente de la vida, tendemos a culpar a los otros y jamás a nosotros. Ya sabes: ELLOS están enfermos y nosotros somos normales. Pero el hecho es que nuestra patología y nuestra negación de ella es la base de nuestro descontento. Por eso un enfoque posible de la vida, como un óptimo médico, debería cuestionarnos si poseemos algún síntoma, como delirios, fuertes deseos impulsivos, vanidad, odio, fanatismo, intolerancia, furia, depresión, envidia, gula, incomodidad. En otras expresiones, ¿la vida, como la hemos vivido hasta la actualidad, está llena de descontento desde varios ángulos aunque preferimos creer lo opuesto? ¿Estamos ignorando o negando nuestros indicios para no tener que ir al médico? ¿Estamos en un estado recurrente de negación, escondidos dentro de un mundo espiritual imaginario totalmente constituido en nuestras mentes donde somos mártires aguardando ser salvos? Si admitimos que la vida está llena de inconvenientes, entonces un enfoque responsable de la vida nos pediría la causa por la que nuestra vida está llena de muchos inconvenientes. Además, una religión poco responsable diría que fundamentalmente no tenemos nada que hacer para ayudarnos a nosotros – que somos pecadores desesperados y debemos aguardar a fallecer antes de conseguir algún alivio. Pero, ¿es esto cierto? Luego de sugerir la causa por la que experimentamos tantas adversidades con la vida, un enfoque responsable de la vida, como un óptimo médico, nos indicaría con seguridad que nuestros inconvenientes, de la misma manera que una patología, tienen la posibilidad de ser curados. Eso es promesa, no derrotismo. Pero además entonces, como un óptimo médico, un enfoque responsable de la vida prescribiría una receta clara, concisa y comprensible para vivir que aseguraría una cura, que en esta situación sería la alegría, la agrado, la simplicidad y la seguridad. ¿Y si como parte de esta prescripción, nos pidieran que observáramos la vida de la misma forma que es? ¿Y si tratáramos de ver la realidad de la vida sin meter nuestras percepciones de la vida en nuestras pequeñas cajas de ideas preconcebidas como resultado del lavado de cerebro? ¿Cuáles serían los resultados de eso? ¿Una mirada sobria a la vida, una observación despierta sin intentar explicarla, haría la vida mejor en lugar de más i

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *