Comprender el Islam

Hola mi precioso hermano, había hablado de las cinco dimensiones de la presencia del ser humano en mis posts anteriores. El hombre recopila sobre sí mismo todos los aspectos físicos y químicos de todo el mundo de las materias en primera extensión, todos los aspectos fisiológicos de todo el mundo vegetal en segunda extensión, todos los aspectos psicológicos de todo el mundo animal en tercera extensión. Obtiene además una personalidad humanística diferente de las otras criaturas, con la aptitud de reflexionar, elegir y adjudicar, en cuarta extensión. Las incontables benefacciones fueron dadas al humano Precisamente las increibles benefacciones fueron proporcionadas a sí mismo hasta que el humano llega a este nivel. En este momento, intente reflexionar sólo en la extensión fisiológica. Una cantidad enorme de elaborados químicos juegan su papel en este mecanismo. Imagine que sólo una enzima o solo una hormona no cumple su funcionalidad. Qué angustiados días vive el hombre. Intente acordarse las bendiciones en su extensión psicológica. Piensa en que tu atención se ha debilitado, que tu memoria está ausente o que perdiste el saber. Imagine que usted sufrió de deficiencia mental. ¡Qué mal caso para ti! En este momento, piense que se le priva de la benefacción de la “razón”. Todo el planeta te trata como mugre, porque no puedes reflexionar y para ti no puedes estar poseído del poder de elegir y de la compromiso. No tienen la posibilidad de arreglárselas solos. No puede administrar sus bienes y caracteristicas. Tus relaciones con la sociedad donde vives se rompen completamente. Es imposible firmar un convenio y un contrato. No puedes votar. Inclusive, si traes alguna información, nadie se cree esta novedad. Este es el mal caso. El hombre, aquí, en sus primeras 4 dimensiones, obtuvo provecho sin medida de su Dios Todopoderoso constructor (Allah) que tiene misericordia y compasión. Pero, lamento decir que la mayor parte de los humanos no son conscientes de estos provecho. Mi amado hermano, el Todopoderoso Allah (Dios), que es el constructor y el más importante asegurador del ser humano, ha equipado con tales bendiciones sin medida al ser humano hasta la cuarta extensión de la causa. Y además quiere llenar sus provecho y favores sobre el hombre llevándolo a la cima de la madurez para llevarlo a cabo muchísimo más precioso y increíble en la quinta extensión luego de este punto. “Alah no quiere ponerte en contrariedad, sino limpiarte y llenar su favor a ti…” (Qur’ an, Maide, 6) Pero estos favores, que se llevarán a cabo luego de esta etapa, se hicieron dependientes de la intención propia de la persona. Oséa, para esto es requisito que la persona abandone su propia personalidad, su propia arrogancia y su egoísmo; y que se someta totalmente a la intención de su constructor y se rinda a él. Esta sumisión se denomina, resumidamente, como Islam. Había tratado de argumentar al humano en los posts anteriores. En este texto, intentaré argumentar el Islam. El Islam debe estar sujeto a la intención de Alá, mi amado hermano, el Islam es una palabra árabe originada y significa “sumisión, dar las armas”. Su concepto como un término espiritual es la sumisión y estar sujeto a la intención del Todopoderoso Allah que no posee semejantes, socios y asistentes; creó los mundos físico y metafísico; los mantiene en vida proveyendo sus necesidades; les provee el poder, la fuerza y la energía necesarias; los arregla y organiza a su antojo; los hace presentes o ausentes todo a su antojo y en algún momento; es dueño real de toda la propiedad y es soberano exclusivo. El “Islam” es vivir de acuerdo con los mandamientos, las voluntades y las reglas de este Allah Todopoderoso, pero no de acuerdo con los deseos del propio ego de la persona. Precisamente, esto sólo se cumple con “fe”. ¿Puede estar en controversia el estar sujeto a la intención de Dios, sin creer y sin ser recibido Su vida? Por esta razón, los eruditos de la religión han recibido que la creencia es el primordial de la religión. Mi hermano precioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *